Primicia, Primero y Mejor. Noticias del estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Primicia, Primero y Mejor. Noticias del Estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Buscan preservar cultura en la educacin indgena

Indgenas orgullosos de sus orgenes � Archivo/PRIMICIA


-Sí me siento orgulloso de ser Hoty, hasta que me muera.
 
 
Gerardo Leiyi es de los indígenas que tuvieron la oportunidad de crecer con una educación formal. Pertenece a la comunidad indígena Hoty, originaria de las zonas selváticas adentradas al sur del estado Bolívar.
 
 
Cuando tenía nueve años sus padres lo enviaron a la escuela Simón Rodríguez, una de las tantas de Fe y Alegría. Esta estaba cerca de la ciudad de “los criollos”, como dicen algunos indígenas.
 
 
Después continuó los estudios y al culminar el sexto año en una de las agrarias de la misma red, regresó a su pueblo natal a enseñar a los niños en su mismo territorio.
 
 
Hoy es director de la escuela de San José de Cayamá, una institución del programa indígena que además alberga a dos pueblos contiguos -por lo común conocido como etnia-: Hoty y Eñepá.
 
 
Según la coordinadora del programa indígena de Fe y Alegría, eso suele suceder con los egresados del programa. Acostumbran a volver a su sitio de origen para contribuir con la formación de más niños, que como él deseaban escolarizarse.
 
 
Pero la red de escuelas del programa indígena abarca un promedio de 20 planteles en todo el estado Bolívar y la mayoría alcanza hasta el sexto grado de primaria, no más.
 
 
Hoy se conmemora a nivel nacional el día del niño indígena, decretado con el propósito de reconocer la idiosincrasia de su gente y los derechos que les pertenecen desde que nacieron, así como los tiene el resto de los ciudadanos criollos.
 
 
Derecho
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece en su artículo número 121 el derecho a la educación.
 
 
“No es que la educación sea importante. Es que es un derecho, y cuando una cultura tiene la posibilidad de formarse se fortalece porque puede volver a mirar su historia, releerla y darle mayor significado. Mantener el orgullo de ser un pueblo aborigen”, considera la coordinadora del programa de educación indígena de la Fundación Fe y Alegría, Markis Martínez.
 
 
La Fundación Fe y Alegría contribuye al cumplimiento de este mérito fundamental, pero 20 escuelas no cubren toda la demanda de educación infantil en el estado Bolívar.
 
 
Es competencia del gobierno estadal desarrollar estrategias para alcanzar más espacios y traer al plano de la realidad los estatutos escritos en papel.
 
 
En Bolívar los entes que representan al indígena son: el coordinador regional del Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, Raúl Rodríguez; la diputada indígena al Consejo Legislativo del Estado Bolívar (Cleb), Yaritza Aray y Yobannys Martínez, concejal indígena del municipio Caroní.
 
 
Tres instituciones para atender las necesidades de cinco comunidades principales de aborígenes, más las menos numerosas como los Hoty y los Eñepá.
 
 
Yaritza Aray, del Cleb, indica que la situación de los indígenas en el municipio Caroní no es la realidad general de todo el estado, ya que los waraos que aquí habitan no conforman el 10 % de los 61 mil registrados en el censo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de 2011.
 
 
A través del Instituto Indígena regional creado en el 2003, los pueblos han tenido acceso a la formación de consejos comunales a los que el estado otorga recursos para que -con sus coordinadores- ejecuten sus propios proyectos.
 
 
Aray anexa que además de este, también reciben otros beneficios como la bolsa de comida del Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap).
 
 
Incluso, el diagnóstico de Aray en materia de educación es positivo. Refiere que el 99 % de las escuelas indígenas son del Estado venezolano y que bajo el sistema de educación intercultural bilingüe, hay un estimado de 18 mil niños escolarizados en toda la región.
 
 
El tema del trabajo para los desplazados no es algo que preocupe tanto al ejecutivo como lo hace la demarcación y titulación de tierras y la preservación de los acervos culturales que hacen que cada pueblo y cada comunidad se diferencie una de otra.
 
 
Propuesta
El municipio Caroní tiene un proyecto de gestión congelado desde diciembre del 2015. El concejal indígena Yobannys, promovió la creación de un Instituto Municipal Indígena, homólogo con el del municipio Heres.
 
 
Desglosa que la migración de nativos desde el Delta complica el panorama en el tema de integración y adaptación en Ciudad Guayana.
 
 
“Todavía tenemos dificultades con los niños que recogen dinero en los semáforos” dice, “pero precisamente para esos problemas queremos la creación del instituto”; su propuesta contempla una dirección infantil.
 
 
La ordenanza fue incluso aprobada por la Cámara Municipal pero continúa sin la firma del alcalde encargado, Tito Oviedo. No han especificado motivos. “Yo le hago una invitación al ciudadano alcalde para que se lleve a cabo la iniciativa”, comunicó.
 
 
El edil tiene a su cargo a 10 gestores sociales para atender las necesidades del municipio; ellos han desempeñado labores en las escuelas donde hay niños indígenas.
 
 
De 650 pequeños que hay entre las cinco comunidades del municipio: Cambalache, Zarume, San José de Cacahual, Riviera y los urbanizados, 350 están escolarizados.
 
 
No se conocen estadísticas acerca de cuántos de ellos reciben la educación en los dos idiomas, como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas.
 
 
Aún así hay programas como Madres del Barrio, Clap, Gran Misión Vivienda Venezuela (Gmvv) y Misión Ribas que los beneficia mucho, según los voceros.
 
 
Pero a nivel del ejecutivo aún falta sumar esfuerzos para superar las dificultades existentes en materia de educación, integración y mejoras en la calidad de vida de los nativos. Sobre todo en el municipio Caroní, donde todavía no existe ninguna escuela que contemple el programa.
 
 
Todo sin descuidar la gran preocupación que une a los representantes indígenas: preservar la cultura.
 
 
En cronología
 
1999: Se creó la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (Crbv) cuyo título III contempla un reconocimiento de los derechos de los grupos indígenas venezolanos.
 
2005: Se sancionó la Ley Orgánica de los Pueblos y Comunidades Indígenas (Lopci), ocho capítulos que tratan sobre el territorio, hábitat y recursos naturales; derechos civiles y políticos; educación y cultura; de la familia, salud, trabajo y otros aspectos sociales.
 
2013: Entró el primer representante indígena en la Cámara Municipal de Concejales del municipio Caroní, Yobannis Martínez.



Leido: 331

MÁS RELACIONADAS


comments powered by Disqus





Buscan preservar cultura en la educacin indgena