Primicia, Primero y Mejor. Noticias del estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Primicia, Primero y Mejor. Noticias del Estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Cansada de besar sapos

Las mujeres en esta poca son ms audaces y tratan que ningn hombre les rompa el corazn � Ilustracin PRIMICIA / Mariangel Rodrguez


Se despertó con ganas de que fuese domingo otra vez, su mente no dejaba de reproducir imágenes de días anteriores.

 

Algo le dolía, no sabía qué era exactamente, pero su cuerpo tenía deseo de seguir recostado y sus ojos le pedían que derramará unas cuantas lágrimas más.

 

Pensó en lo ridícula que se debía de ver en pijama, un lunes a las tres de la tarde. Dejó el trabajo de lado para agarrar un helado y ver un par de películas de despecho.

 

“¡No puedo creer que ese malnacido me haya engañado así!” gritó con tanta fuerza, con anhelos de quedarse sin aire.

 

Cada mujer es un mundo, esa frase parece cliché en algunos casos, sin embargo en este contexto se puede usar, por la simple razón que las chicas asumen las rupturas amorosas de forma diferente. Para María Alejandra, cuyo novio tenía engañándola casi un año, descubrirlo en acción se convirtió en la pesadilla de su vida.

 

Los planes de boda quedaron de lado, y el haber programado su vida junto a él, ya no servía de nada. Él en su estado más tranquilo, lo admitió y alegó: “Mi reina, pero es que tú eres la de la casa y ellas son pa’ pasar el rato”.

 

Antes de la llegada de Manuel, su expareja, Mariale como es llamada entre sus amigos, pensaba que el amor no era para ella, que era una fantasía inventada por los escritores para vender poemas.

 

Después, le sucedió como la canción “Ahora tú” de Malú, se enamoró perdidamente e incluyó a su pareja en cada uno de sus planes.

 

Cuando se enteró de la tormentosa verdad, prometió nunca volver a pasar por lo mismo.

 

Con información de un estudio realizado por Universidad de Binghamton y la London University College, las mujeres sufren mucho más que los hombres al terminar una relación sentimental.

 

Común

Estefanía López, recuerda cuando le rompieron el corazón, pasó varios días sin salir de casa y adelgazó como 5 kilos.

 

Le hervía la sangre cada vez que recordaba a su exnovio. Pensó en mil formas de olvidarlo, pero por más que intentó salir, distraerse o incluso leer libros, nada le funcionó. Luchaba consigo misma para no escribirle, pero al final terminó cayendo en la tentación y le escribió una carta que envió por correo y le recalcó lo “tarado” que fue por dejarla por otra.

 

Según el psicólogo Evart Gutey, perder a una persona que ama, es un sentimiento similar a no volver a ver a un familiar apreciado. Siempre estará sujeto al apego emocional, pero reacciones como: “No tengo nada en la vida si no estás”, son comunes, explicó.

 

Gutey también enfatizó que eso dependerá de las dificultades emocionales de la persona.

 

Sí existe

El sentir que el corazón se te rompe, o que tiene cicatrices y no se puede reponer, no solo es una metáfora porque en realidad sí existe.

 

Es el llamado síndrome tako-tsubo o del corazón roto. Se trata de una especie de miocardiopatía, una condición que tiene características similares al paro cardíaco.

 

El cardiólogo Ernesto Urbano agrega que es un término reciente en la medicina.

 

Ocurre debido a algún estrés ocasionado por alguna pérdida afectiva o despecho, informó Urbano. En términos más científicos la persona también experimenta el mismo dolor en el pecho, sin embargo al instante de realizarle el conocido cateterismo cardiaco, las arterias no se encuentran obstruidas. Lo que diferencia el síndrome de corazón roto con el infarto es la condición de las arterias coronarias. Pues el tako-tsubo no las destruye.

 

Con información de expertos, muy pocas personas pueden morir por consecuencia del síndrome. Al parecer la canción de Alejandro Sanz, Corazón partío que reza ¿quién me va a curar el corazón partío? Tiritas para este corazón partío. Aún mantiene su vigente, después de casi 10 años.

 

En las películas

El hecho de considerar a las mujeres como las más afectadas al finalizar una relación sentimental, ha sido viralizado en parte gracias a las películas.

 

Hoy en día existen miles de cintas que hablan de cómo las chicas enfrentan las rupturas amorosas. El ejemplo más común es la comedia romántica, “Simplemente no te quiere”, en la cual vemos al personaje de Janine, personificado por la actriz Jennifer Connelly que está casada y se entera que su esposo le es infiel.

 

Pero antes de saber el engaño, ella trata de recuperar su matrimonio de mil formas. Al saber la noticia, ella lo primero que hace es llorar y sentirse ahogada, pero después entiende que simplemente no la quieren e intenta rehacer su vida.

 

Otra película que habla sobre desamor es Eterno Resplandor de una mente sin recuerdo, narra la historia de una pareja que borra sus recuerdos.

 

Deciden olvidarse, para dejar atrás su relación.

 

La idea fue de Clementine, la protagonista, porque ya no estaba viviendo momentos felices y no quería recordar a la persona que a su percepción le rompió el corazón.

 

El desamor ha sido desde siempre, uno de los puntos de inspiración para grandes filmes de la historia.

 

La revolución

En los últimos años, se ha evidenciado una cantidad de mujeres que se declaran abiertamente feministas.

 

El término hace referencia según la Real Academia Española (Rae), a una ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.

 

Sin embargo, visto desde otra perspectiva es un grupo de jóvenes y adultas que luchan para que las mujeres no sean consideradas menos.

 

Luchan para no ser vistas como “las débiles”, “las que sufren” o incluso “las que siempre lloran”. Sofía Pérez, habló desde su experiencia y confesó que en varias ocasiones fue vista como débil por algunos hombres.

 

“Yo siempre era la que sufría en las relaciones, me convertí en esas mujeres que esperan que el hombre dé el primer paso, pero decidí cambiar porque me sentía menospreciada como persona”, explicó.

 

Un día sin más se cansó de ser ese tipo de chicas que solo seducen, con la finalidad de obtener minutos de placer, tomó las riendas de su vida y decidió luchar por el derecho de ser vista como igual.

 

“No quiero besar más tarados. Quiero encontrar a un hombre que entienda lo que soy, lo que quiero ser y no me juzgue por nada”, finalizó.

 

Ellos también sufren

Evart Gutey, psicólogo de profesión opina que la sociedad tiende a asimilar que las mujeres sufren más que los hombres cuando se termina una relación.

 

Desde su punto de vista, los individuos también sufren, sin embargo ellos no son tan expresivo como las mujeres.

 

Shamir Bolívar, recuerda que la primera vez que sufrió una decepción amorosa apenas era un niño, estaba cursando sus primeros años de secundaria cuando se enamoró de la supuesta chica de sus sueños.

 

Él en su intento de conquistarla la invitó al cine y le compró la rosa más bonita que pudo encontrar. Al momento de entregársela, simplemente esta la deshecho y le dijo que no quería nada que ver con él. Eso causó que fuera a su casa y llorara un par de horas, y se preguntará si realmente vale ser detallista con las mujeres.

 

A través del tiempo, poco a poco las personas se dan cuenta que la metáfora del corazón roto, no solo le ocurre a las mujeres, sino que también diversos hombres pasan por lo mismo.

 

Por otra parte, un gran cúmulo de chicas quiere encontrar una persona que las entienda, no las engañe. Alguien que sea capaz de aceptar los defectos y también las virtudes a la par. No un príncipe azul, pero tampoco un mamarracho que simule ser rey cuando en realidad es un sapo.

 

Tips

Según recomendaciones: Para superar una ruptura rápidamente lo mejor es hacer cosas divertidas. Como ir al cine con amigos.

 

Disfrutar del tiempo libre haciendo cosas que ayuden a la formación personal y también profesional.  




Leido: 1081

MÁS RELACIONADAS


comments powered by Disqus





Cansada de besar sapos