Primicia, Primero y Mejor. Noticias del estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Primicia, Primero y Mejor. Noticias del Estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Hoy hacen 200 aos de la Batalla de San Flix

Todo lo que se sabe de la historia de San Flix es con base en presunciones � Cortesa


El brigadier Miguel de la Torre estaba convencido de que conquistaría las Misiones del Caroní, igual como lo hizo en Angostura, donde días antes -el 30 de marzo- sorprendió al batallón del general Manuel Cedeño para abastecerse de provisiones.
 
 
Tal vez pensó que el general Manuel Carlos Piar sería un blanco fácil para el ataque y, confiado en su pronóstico, siguió adelante pese a que su cuerpo de combate ya no era tan sólido.
 
 
Con 800 hombres se embarcó rumbo a Puerto de Tablas, lo que ahora está entre La Laja y el Malecón de San Félix, según recuerda el historiador, cronista e investigador Américo Fernández.
 
 
Tenía dos piezas de artillería, jinetes e infantes realistas; todos con experiencia militar.
 
 
“Pero ese no era su día. La estrella de Chirica alumbraba para los patriotas”, escribió Fernández en una de sus crónicas relacionadas con la Batalla de San Félix.
 
 
Para ese 11 de abril de 1.817; hoy, hace 200 años; el destino estaba echado a favor del que se convertiría en el libertador de la Provincia de Guayana: Manuel Carlos Piar.
 
 
Él conocía los movimientos de La Torre, porque mientras hacía una inspección en las Misiones del Caroní; es decir, Upata y toda la zona sur del estado Bolívar, uno de sus informantes le indicó que el realista había llegado de San Fernando Apure.
 
 
Apoyo militar
 
Entre los españoles había una diferencia previa que requirió el apoyo del birgadier La Torre. Trascendió que Lorenzo Filguera, gobernador de la provincia, había sido destituido por Nicolás Ceruti, quien se auto nombró gobernador militar.
 
 
La estrategia fue aprovechada por Manuel Cedeño, quien -con un pelotón mucho menor al de Piar- sitió a Angostura y no les permitía a los realistas salir en busca de comida a los hatos más cercanos.
 
 
La Torre vino al rescate y casi al mismo día restituyó a Filguera en su puesto, pero también “logró hacer que las tropas de Cedeño retrocedieran, abandonado su centro de operaciones”, menciona Fernández.
 
 
Manuel Piar ya estaba enterado de las acciones y decidió intervenir, con el propósito de conseguir a La Torre en el tránsito y luchar contra él con pura caballería.
 
 
Para ello, debía prepararse militarmente así que pidió al coronel Pedro Miguel Chipia dos escuadrones de 100 hombres cada uno.
 
 
Tardó en eso cuatro días, por lo que, cuando llegó a Angostura, ya Miguel de La Torre había salido para San Félix con una tropa debilitada debido a que Manuel Cedeño le hizo perder tres cargas de pertrechos, 12 fusiles y varios de sus hombres.
 
 
Piar se regresó a la Mesa de Chirica y solicitó entonces al capellán militar José Félix Blanco, que fungía como administrador de las Misiones del Caroní, 400 caballos, pero recibió 700, todos renovados.
 
 
Mesa de Chirica
 
El sitio de la batalla no estaba pautado para que fuera exactamente en la Mesa de Chirica; de hecho, “resultó algo más bien sorpresivo”, relató Fernández.
La Torre pensaba jinetear hasta las misiones desde Puerto de Tablas, pero yaManuel Piar estaba preparado para impedir su avance, así que con sus 1.200 hombres rodeó el cerro; o mejor dicho, la mesa, como se conocía entonces.
 
 
- ¿Por qué Mesa de Chirica?
 
- Porque era una especie de llanura entre barrancos; es decir, la parte plana o más alta de una montaña; en ese entonces, ese era el punto geográfico más elevado de San Félix.
 
 
Nolasco Guarisma Álvarez es el cronista oficial de Ciudad Guayana y él cuenta la historia de la Batalla de San Félix como la más heroica y desinteresada que peleó el generalísimo Manuel Piar.
 
 
Dice que al tiempo que La Torre se adentraba al llano organizó a sus batallones para que fueran muy juntos, mientras que Piar desplegó a los suyos a lo largo y ancho del terreno.
 
 
“En un momento Manuel Piar cambió la estrategia de ataque y el brigadier realista pensó que era una muestra de desorientación, así que siguió al frente”, explicó Guarisma Álvarez.
 
 
Victoria independentista
 
Algunos de los realistas describieron en sus diarios cómo fue la Batalla de San Félix y los historiadores se basaron en ellos para tejer las presunciones que hoy identifican a la historia.
 
 
“Todo lo que se sabe de la historia de San Félix es con base en presunciones”, aclara el cronista de Guayana.
 
 
Los relatos dicen que la pelea no duró más de una hora y que inició cerca de las 4:00 de la tarde de ese 11 de abril de 1.817.
 
 
Rafael María Baralt, historiador, escritor, periodista, filólogo, crítico y poeta, dijo en su “Resumen de la Historia de Venezuela (1.841)” que La Torre hizo de su gente tres columnas cerradas, guarneciendo sus costados con tropas ligeras y caballería; Piar adoptó una formación contraria, extendió cuanto pudo su línea de fusileros y flecheros, y colocó en segunda fila a los indios lanceros.
 
 
Al parecer el realista se confió del cambio repentino de organización de Manuel Piar para mandar al batallón Cachirí al frente, y ese fue su peor error.
Los patriotas distribuidos entre fusileros, lanceros, jinetes, campesinos e indios flecheros de las etnias guayanos, caribes y de otras tribus de Upata, Altagracia y Capapui, estaban dispersos en la llanura por donde corría el Morichal de Chirica.
 
 
“¡Fuego a la bayoneta!”.
 
 
La voz de mando del coronel Pedro Miguel Chipía y el teniente coronel José María Landaeta dio inicio a la guerra cuando La Torre se acercaba con las pocas municiones que le quedaban.
 
 
“Los fusiles eran de un tiro y los arcos también eran de una sola flecha, así que el ataque estaba centrado en las bayonetas”, explicó Américo Fernández.
La cronista del municipio Carache, en Trujillo, Yajaira Viloria Rodríguez, escribió en el 2015 que Chipía “sin esperar órdenes de Piar (...) rompió con su voz de mando” y gritó a su pelotón: “alto, frente, alinear”.
 
 
El teniente coronel José María Landaeta, completó la frase y dijo: “fuego a la bayoneta”.
 
 
El estruendo de los fusiles solo se escuchó al principio; según los diarios realistas la victoria fue sorpresiva porque los patriotas no los dejaron pelear.
 
 
“(...) Piar se lanzó primero sobre los europeos, arremolinados y en desorden, los pasó a cuchillo sin más resistencia que la individual, que algunos opusieron y luego se cebó en los soldados de Cachirí, que en vano había tratado su jefe  de hacerles formar el cuadro”
 
 
“Abrumados por el número y desconcertados por la sorpresa, los nuestro se pronunciaron en fuga, siguiéndoles la caballería enemiga, que mató sin piedad a cuantos alcanzar pudo.  Aquello fue un verdadero exterminio. A nadie se dio cuartel”, rezaba el escrito del coronel Rafael Sevilla, oficial de La Torre.
 
 
Resultado
 
En el campo de batalla quedaron 593 muertos, 200 heridos y 497 prisioneros, la mayoría de ellos europeos, porque las bajas patriotas no superaron a los 150 hombres. Los realistas que sobrevivieron fueron asimilados a las tropas venezolanas; sin embargo, La Torre logró escapar, tras esconderse toda la noche.



Leido: 1029

MÁS RELACIONADAS


comments powered by Disqus





Hoy hacen 200 aos de la Batalla de San Flix