Primicia, Primero y Mejor. Noticias del estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Primicia, Primero y Mejor. Noticias del Estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Lo apual por la espalda cuando acostaba a su hija


Ni con hambre ni con violencia dura el amor, en el primer caso porque se impone la sagrada sobrevivencia de la especie, dictada por el cuerpo; y en el segundo, es mera pendejada, una dictadura del corazón.

 

Solo la tontería o una enfermedad mental justifica seguir en una relación de víctima y victimario, que va derechito a la humillación, la esclavitud, la estupidez, el dolor y en el peor de lo casos la muerte con daños a terceros como los hijos.

 

Así le pasó a Higlis y Nataly, cuyo dizque amor terminó en un brutal crimen presenciado por su hijita de cuatro años. No hay una mejor forma de decirlo, Nataly Rodríguez e Higlis Torres tuvieron 6 años de amor a los carajazos. Alternaban por igual golpes, besos, cachetadas, insultos, caricias, sudores y jadeos, ante las críticas y preocupación de familiares y amigos que intuían que aquello no iba a terminar nada bien ellos solo respondían que nadie podría entenderlo: Era amor.

 

Así que las salvajes peleas, regadas con abundantes mentadas de madre y groserías de todos los calibres, se convirtieron en un espectáculo frecuente para los vecinos en el callejón Aragüaney, sector Las Yagüazas I, en Tía Juana, Costa Oriental del Lago de Maracaibo.

 

Era un show censura X, pero al que tenía acceso, le gustase o no, todo público desde niños hasta ancianos y si al principio era del disfrute generalizado –hay que ser francos, todos tenemos un chismoso adentro- se hizo tan frecuente que la gente perdió el interés y se convirtió en un elemento más del paisaje como un poste de luz o un hueco en la calle.

 

Era algo así como oír llover: a veces ni te das cuenta del chaparrón hasta que sales a la calle y notas que todo está mojado, inundado y así pasó con ellos, nadie se percató de lo profundo del drama, hasta que el suelo en lugar de estar cubierto por agua estaba lleno de sangre.

 

La única testigo que no pudo nunca librarse del terrible show fue la pequeña beba de cuatro años, quien presenció todo en primera fila, hasta como su mamá apuñalaba por la espalda a su papá, justo cuando la acostaba a ella. Una chica violenta No vamos a decir que Higlis fuese un santico, pero Nataly era la violenta, la dura del asunto. Ella era más propensa a los ataques de ira, entre los vecinos tenía una bien ganada fama de “arma peo” o perrerosa como dicen los zulianos, porque no se medía para irse a las manos en las colas para comprar comida, en esas en las que uno anda con cuidado porque no sabe con quién se va a encontrar, ella solo entrompaba y ya.

 

Además hay un pequeño detalle que hemos obviado: en un par de ocasiones ella había intentado asesinar a su esposo, pero él seguía allí, quizás por costumbre, por la niña , por amor o por todas esas razones juntas o tal vez por ninguna. La verdadera razón él se la llevó a la tumba.

 

La penúltima ocasión en la que cegada por la ira trató de matarlo él la dejó, pero a los pocos días se reconciliaron y decidieron volver a intentarlo y él lo justificó en la crianza de la niña. Error.

 

Cumpleaños mortal El martes 4 de agosto de 2016 Higlis empezó temprano la celebración de sus 30 años, tipo tranquilo, en su casa de Tía Juana con unas cuantas frías, música y partidita de dominó, nada de parrilla, pues ese es un lujo para la mayoría de los simples mortales en este país ¿Desde hace cuánto no lo invitan a usted a una parrillita de esas como las que Dios manda, con carnita de primera, chorizo, morcilla y demás? Nada es para siempre y mucho menos las cajas de frías y cuando estaban por acabarse picaron la torta, y la mayoría de los convidados se fue.

 

Solo unos pocos se quedaron esperando para ver si se repetía allí el milagro del pan y los peces pero con las birras, pero como obviamente no ocurrió, no por falta de fe sino porque en estos tiempos de crisis “la vaca” está en vías de extinción se marcharon y todo terminó temprano.

 

Al parecer la habían pasado bien y un feliz Higlis se fue a bañar y justo en ese momento el hado destino le dio una vuelta de tuerca drástica a su futuro.

 

Cuchillo de carnicero Mientras él se bañaba ella se quedó allí y de repente sufrió un ataque de ira, no se sabe si porque le tocó recoger el desastre o si durante la fiesta pasó algo y lo descubrió coqueteando, o simplemente porque le dio una puntada de aquellas, lo cierto es que le dio un arrebato y lo fue a buscar para pelear. Se fueron a las manos, ella le gritaba, le reclamaba y le daba puñetazos y él también le daba lo suyo. Nadie les paró porque total ellos eran así.

 

 

Cansado de otra pelea, Higlis le dio la espalda y fue a buscar a su pequeña niña de cuatro años para acostarla en su camita y la dejó allí, pero es bien sabido que no hay nada que moleste más a una mujer que la dejen hablando sola, por lo que ella corrió a la cocina y agarró un enorme cuchillo de carnicero y lo persiguió y apuñaló con furia por la espalda en un par de ocasiones.

 

La filosa y larga hoja del cuchillo penetró los pulmones de Higlis quien cayó hincado en la habitación con una hemorragia masiva. Nataly tuvo un destello de lucidez o miedo y corrió a buscar ayuda de su familia.

 

El hermano de la homicida fue el primero en llegar y según el diario La Verdad lo encontró boca abajo y trato de contener la hemorragia con toallas. Entre varios lo sacaron al patio, lo montaron en un carro y llevaron hasta el Hospital Pedro García Clara de Ciudad Ojeda, pero llegó muerto porque sus heridas eran muy profundas.

 

La familia de Higlis Torres denunció lo sucedido en la Subdelegación del Cicpc en Ciudad Ojeda, pero cuando los funcionarios llegaron a buscarla se había esfumado y los vecinos afirmaron que logró escapar en la rayita, pues la vieron marcharse poco antes de que llegara la comisión policial.




Leido: 4928

MÁS RELACIONADAS


comments powered by Disqus





Lo apual por la espalda cuando acostaba a su hija