Primicia, Primero y Mejor. Noticias del estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Primicia, Primero y Mejor. Noticias del Estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Su hogar es la Plaza de los Tubos

Deben soportar los das soleados y los aguaceros en la intemperie � Carlos Len


La Plaza Barsanti -comúnmente conocida como Plaza de los Tubos-, de Alta Vista, Puerto Ordaz, se ha convertido en el hogar de más de 30 personas en estado de pobreza extrema.

 

En el lugar habitan cuatro niños que no alcanzan los 13 años de edad, dos adolescentes de 15, y los demás son mayores de edad.

 

Uno de los hombres que duerme allí contó que muchos de ellos han tenido que abandonar sus hogares por problemas con sus familiares. Algunas mujeres se encuentran en período de gestación.

 

El tiempo que llevan viviendo en la plaza varía, algunos tienen un mes, otros 8 meses, e incluso años. Han estado en varias zonas de la ciudad pero ahora se situaron en la plaza.

 

Una de las mujeres explicó que un grupo se encontraba cercano al McDonald’s de Alta Vista anteriormente, otros simplemente se han ido uniendo al clan.

 

Estilo de vida

 Estas personas se reunieron al encontrarse en la calle, y al igual que las familias convencionales, se asignan responsabilidad y se protegen los unos a los otros para poder sobrevivir.

 

Aseguran que esta no es una situación que ellos hayan decidido, sino que les ha tocado vivir y adaptarse a las condiciones.

 

“Sabemos que estamos invadiendo un espacio público pero es que no tenemos a dónde ir”.

 

En las mañanas se dividen en pequeños grupos, unos van a pedir alimentos en los mercados, otros se paran en los semáforos para dirigir el tráfico o hacer algún tipo de espectáculo que les genere ingresos. Mientras que en la tarde se vuelven a reunir en la plaza para poder juntar todo lo ganado en el día, preparar alimentos e irse a dormir.

 

No tienen ningún tipo de seguridad ni privacidad. Deben ducharse frente a los transeúntes con agua que recogen de una tubería que está en la plaza. Ahí mismo lavan su ropa y la tienden.

 

Los domingos llevan a los más pequeños al Ministerio Internacional Vino Nuevo, en la parroquia Unare, para que puedan recibir instrucción religiosa y educativa.

 

Han recibido donaciones de congregaciones religiosas, incluso algunas se han acercado para cortarles el cabello y realizarle peinados a las mujeres.

Su hogar es la Plaza de los Tubos

Lo poco que tienen ha sido por donaciones

 

Su hogar es la Plaza de los Tubos

No poseen ningún tipo de privacidad

 

 Su hogar es la Plaza de los Tubos

Viven como una familia y se asignan responsabilidades 

 

Hambre 

Hay días en los que no tienen nada para comer y deben irse a “cama” -cartón en el suelo- con los estómagos vacíos.

 

Los más grandes le dan prioridad a los niños, pero en ocasiones no alcanza para nadie.

 

Cuentan que los domingos son los más fuertes ya que la ciudad está sola y no logran acumular muchos recursos.

“Al contrario de lo que la gente cree, no nos comemos las potocas, esos son nuestras mascotas”. Su cocina está compuesta por dos bloques y unas cabillas que usan como hornillas; debajo de ella colocan maderas que encienden con combustible que compran en las estaciones de servicio.

Su hogar es la Plaza de los Tubos

En ocasiones se van a dormir con el estómago vacío

 

 Su hogar es la Plaza de los Tubos

Con lo que reúnen priorizan la comida

 

 

Escape

Algunos han recurrido al consumo de estupefacientes para aislar la mente y soportar la cruda realidad; afirman que no son malas personas ni delincuentes, y expresaron que sienten dolor cuando son catalogados como tal y sometidos a diario al rechazo social. “Muchas personas creen que los vamos a robar, a veces queremos solo pedirles ayuda, pero como nos ven sucios y despeinados creen que somos unos malandros”.

 

Por la misma condición en la que se encuentran no pueden conseguir empleo para sustentarse.

 

Maltrato

Denuncian que no solo han tenido que soportar el repudio por parte de los demás ciudadanos, sino que han sido maltratados por las fuerzas del orden público.

 

Contaron que este viernes funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana se acercaron a la plaza, los golpearon, les quemaron la mayoría de la ropa y les botaron un arroz con sardina que habían preparado para la cena.

 

Aseveran que es muy frecuente la llegada de los funcionarios que los agreden, y que en ocasiones los han montado en la patrulla y dejado lejos de la plaza.

 

“Si nos van a matar que nos maten, si eso les hace feliz, pero que sepan que nosotros no le tenemos miedo a golpes”.

 

Piden a los entes gubernamentales que se acerquen para que conozcan su realidad y puedan ofrecerles una ayuda.

 

 

Su hogar es la Plaza de los Tubos

 Denuncian ser agredidos por funcionarios de seguridad




Leido: 2781

MÁS RELACIONADAS


comments powered by Disqus





Su hogar es la Plaza de los Tubos