Primicia, Primero y Mejor. Noticias del estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Primicia, Primero y Mejor. Noticias del Estado Bolívar Primicia, Primero y Mejor

Semana

� Archivo PRIMICIA


Petróleo

 

Entre el lunes y el jueves de esta semana los mercados petroleros estuvieron bajo la influencia negativa de la recuperación del dólar y el incremento de las reservas en Estados Unidos.

 

Pero el viernes, la Reserva Federal anunció que no va a acelerar su plazo para subir las tasas de interés y el dólar volvió a perder terreno, lo que mitigó los efectos negativos en el precio del crudo.

 

También tuvo su impacto en los mercados que el ministro de energía de Aragia Saudita, Khalid al-Falid, dijo que Rusia no ha cumplido en su totalidad con la promesa de recorte de su producción, aunque ya los rusos habían anunciado que será en abril cuando alcancen la totalidad del recorte.

 

El barril de la Opep sigue anclado en 53 dólares desde el 10 de febrero, oscilando centavos arriba y abajo.

 

El martes estuvo varias horas cotizándose en 53,10 y este viernes cerró en 53,14, perdiendo 33 centavos en el transcurso de la semana.

 

El que perdió más fue el barril de la cesta venezolana, que el viernes pasado estaba en 45,17 y en la semana cedió 3,39 dólares, para cerrar este viernes en 41,78 dólares.

 

De todas maneras el promedio del año sigue estando en 45,38 dólares, que es mucho mejor que los 35,15 de promedio del año pasado.

  

No hay que olvidar que el 22 de enero de 2016 el petróleo venezolana cayó a 21,63 dólares.

 

Los otros marcadores importantes habían estado cediendo terreno hasta el jueves, pero el viernes el Brent ganó 31 centavos a 52,05 dólares y el West Texas sumó 33 centavos, a 49,08.

 

Los expertos siguen señalando que los dos factores principales que mueven los precios están fuera del alcance de la Opep: el aumento de inventarios y de producción en Estados Unidos y los vaivenes del valor del dólar en los mercados financieros internacionales.

 

Respecto del aumento de producción no solo en Estados Unidos, sino en Brasil y Canadá, la Opep solo podría aumentar su recorte de producción, pero los expertos lo consideran improbable porque no hay apoyo ni dentro ni fuera de ella.

  

Y si se lograra un mayor recorte, los precios subirían hasta niveles en los que serían mucho más rentables los yacimientos de más alto costo, lo que incluye no solo a los petróleos de esquistos, sino las plataformas del Golfo de México y en el Mar del Norte, Alaska y Siberia.

 

En este escenario improbable, la Opep reduciría su producción, pero al mismo tiempo estimularía el aumento de producción en esos yacimientos, que no dependen de los gobiernos sino de petroleras privadas que deciden en función de la relación costo-precio.

 

Para algunos analistas de los mercados petroleros, este escenario se está complicando más que el existente antes del acuerdo de reducción de la producción, que con tanto esfuerzo logró la Opep.

 

El Ciadi: ¿Bueno o malo?

 

Habría que preguntarle al gobierno si considera que el Ciadi es malo, cuando acaba de decidir a su favor en la demanda de Exxon por la expropiación de su proyecto Cerro Negro en la Faja Petrolífera del Orinoco.

 

Porque el gobierno se retiró del Ciadi en 2012, alegando que era un mecanismo que solo decidía a favor de los inversionistas.

 

Esta decisión de ese tribunal de arbitraje, al anular parcialmente la condena a Venezuela, le ahorra al país centenares de millones de dólares, y demuestra que no es cierto que solo decide a favor de los inversionistas.

 

La Exxon puede pedir que el caso sea revisado por otro grupo de árbitros, pero la suma que al final pagará nuestro país será mucho menor que lo que reclamaba la petrolera.

 

Algunos expertos creen que la suma no pasará de 10 millones de dólares, aunque ya antes la Exxon había logrado un fallo a su favor de la Cámara de Comercio Internacional, por 907 millones de dólares que ya Pdvsa pagó en 2012.

 

Cuando en 2014 el Ciadi falló a favor de Exxon, condenando al país a pagarle los 1.591 millones de dólares por la expropiación de Cerro Negro y La Ceiba, Rafael Ramírez celebró la decisión calificándola como “justa, que no guarda relación alguna con las pretensiones irrazonables de Exxon Mobil, que ascendían a 20.000 millones de dólares”.

 

Lo que sí quedó claro es que el país tendrá que pagarle a Exxon 179.300.000 dólares por la expropiación del proyecto La Ceiba, también en la Faja.

 

El gobierno se retiró del Ciadi porque supuestamente no es justo, pero al producirse esta anulación, emitió un comunicado en el que califica la decisión como “justa”.

 

¿Y entonces, en qué quedamos? ¿Regresamos al Ciadi? Aparte de lo de Exxon, en ese tribunal arbitral quedan pendientes otras 25 demandas contra nuestro país.

  

Control de cambio

 

Si el control de cambio no se eliminó cuando el barril de petróleo venezolano estaba en 100 dólares, mucho menos se podría hacer ahora, cuando está en menos de la mitad.

 

El gobierno no tiene dólares para abrir el mercado cambiario, porque con la situación económica que tenemos, el público compraría dólares al precio que fuera para sacarlos del país.

 

Algunos economistas han calculado en 15.000 millones de dólares lo que costaría eliminar el control de cambio, cifra que por supuesto el gobierno no tiene. Por ahora estamos condenados a un mercado dual de divisas, con un diferencial de por lo menos 3 mil bolívares entre uno y otro.

 

En una economía como esta, con el aparato productivo al 30 % de su potencial, no hay posibilidad alguna de sustituir al petróleo como única fuente de divisas, y si no se aumenta el ingreso de dólares no se puede ni siquiera pensar en eliminar el control de cambio.

 

El gobierno se encargó de saturar el sistema financiero con bolívares que valen cada vez menos, y ahora está pagando las consecuencias.  




Leido: 290

MÁS RELACIONADAS


comments powered by Disqus





Semana